Es requisito regulatorio la obligatoriedad de que las Instituciones educativas para su funcionamiento cuenten con personal docente (instructores o profesores) autorizado y que cuente con el conocimiento y perfil adecuado al tipo de curso a impartir para asegurar el debido aprendizaje de los estudiantes.